Archivo del Blog

miércoles, 29 de julio de 2015

Promociona la Corrida Ferial del Táriba

 

El Gran Mano a Mano en la Feria de La Consolación enfrenta a dos toreros diametralmente diferentes

por: César Omaña
Director de venezuelataurina.com

La Feria de La Consolación de Táriba ya promociona la corrida ferial: El sensacional Mano a Mano entre dos buenos toreros que serán dos contendores en el ruedo del Coliseo Perla del Torbes.

Por una parte el veterano Erick Cortez, formado en la cantera de Aragua con un palmarés de muchos méritos por actuaciones que le han valido estar en la palestra taurina con dignidad torera. Viene con un segundo aire muy destacado que le ha llevado a ser el Triunfador de la pasada Feria de Maracay, compitiendo con toreros españoles de clara trayectoria como Juan José Padilla y El Cordobés. Aparte de este buen desempeño, moralmente está venido arriba el moreno achocolatado, pues su nuevo camino como empresario taurino le ha abierto puertas en España y se viene codeando con ganaderos, apoderados y toreros que le abren sus puertas y seguramente le enseñan algunas cositas que solo el rodaje de los años pueden brindar.

El contrincante de Cortez será un representante de la nueva sabia torera venezolana y digno torero tachirense, es Marcos Peña "El Pino", salido de las manos propias del Maestro César Faraco, una de sus mejores fichas en la Escuela que nos dejó. El Pino ha sido uno de los triunfadores de la Feria de Tovar de grata recordación por la gran faena que muchos aún recuerdan. Es torero clásico que cuando se encuentra con el burel que embiste, hace lo que sabe con un arte de fino torero. También se puede decir que El Pino está crecido por su reciente paso por Sevilla donde afianzó conocimientos y pudo brindarlos también en festivales organizados por la municipalidad.

No bastando con estas dos figuras del toreo venezolano, el mano a mano se enriquece con la presentación del niño torero del momento: El Gabo, un jovencito que sorprende por su transformación cuando se encuentra ante las vaquillas que torea con una seguridad y elegancia que presagian a un torero de los especiales.

Se espera que el Domingo 16 de agosto marque una tarde importante donde el toreo saldrá refortalecido pues aparte de los de a pie, el ganado trae la marca de dos hierros poderosos y reconocidos por grandes triunfos: Rancho Grande y Campolargo.

Resta saber dónde estarán a la venta las entradas que vienen con "ñapa" pues con el número de la boleta se rifará una obra del pintor taurino Rubén Chacón cuyos óleos decoran los principales rincones taurinos de aficionados en todo el país.

Con este festejo que ha logrado desde su arranque lo que muchos vienen pidiendo: La Unión, solo nos queda decir lo que muchos ya saben...
                                    QUE DIOS REPARTA SUERTE!


sábado, 25 de julio de 2015

Ramón Ramírez “Risques II” torero tovareño polifacético…

Ramón Ramírez “Risques II”


Ramón Ramírez “Risques II” torero tovareño polifacético… 

Por: Giovanni Saavedra
      “El Zamurito”
 

viernes, 17 de julio de 2015

Entrevista a vozpopuli de Madrid, de Manolo Vanegas.




Manuel Vanegas: ¿qué hace un hombre como él en un sitio como éste?

Entrevista a vozpopuli de Madrid, España.

El novillero venezolano Manuel Vanegas debutó en Las Ventas el domingo pasado. Se llevó la única oreja de la tarde. Tiene apenas 20 años. Llegó a España con 17. Y aunque ésta parezca una conversación sobre toros, que lo es, no es del todo una historia sobre muletas y verónicas. Hay algo más.
Domingo López-Cháves lo vio torear en agosto de 2011, en las ferias de Táriba, un pueblo tachirense de cien mil habitantes, casi en la frontera entre Venezuela y Colombia. No dudó un minuto el diestro salmantino y le ofreció viajar con él a España. De eso hace ya casi cuatro años. Entonces Manuel Vanegas (Táchira, Venezuela, 1995) recién cumplía los 17. Hoy, el novillero venezolano habla del asunto estrenando los veinte. Lo hace a las diez de la mañana del día siguiente de su debut en Las Ventas, plaza de la que salió, oreja en mano, tras una faena elegante, ejecutada con belleza, carácter y técnica.
Domingo López-Cháves lo vio torear en el pueblo fronterizo de Táriba, en Venezuela. No lo dudó. Le ofreció viajar con él a España. Vanegas tenía 17 años

Está en racha Manuel Vanegas. Viene de cortar otras tres orejas en Francia, en Vauvert. Él cuenta estas cosas sin aspavientos. Vanegas habla con una rara mescolanza entre el desteñido acento tachirense y un cantao español que se le ha pegado a la lengua. No es de extrañar, el novillero lleva más de tres años entre España y Francia.




"No me cuesta estar delante del animal. Creo que eso se notó con el segundo novillo del domingo, el de la oreja. Pienso que la decisión de conceder la oreja estuvo en el peligro del toro y en la voluntad que le puse. Se dio bien la espada, por eso tenemos la oreja", dice con esa fórmula mayestática que usan algunos deportistas o personajes públicos para hablar de sí mismos. Así, con una camisa blanca de lino y sin el traje de luces, Manuel Vanegas -Manolo, Manolillo, Manolete, le llaman de muchas formas- parece devuelto a su juventud, tan distinto del hombre cejijunto y silencioso que ejecutaba recortes y pases la tarde anterior.
Vanegas nació en 1995. No alcanzaba aún el año de vida cuando José Tomás tomó la alternativa en la Plaza México, tenía tres en las elecciones de 1998 en las que Hugo Chávez se alzó victorioso como presidente de Venezuela y no había cumplido ni siquiera los diez cuando dos aviones de American Airlines pilotados por terroristas de Al-Quaeda se estrellaron contra las Torres Gemelas. Eso sí: vino al mundo como la tercera generación de una familia ligada al mundo del toro en su Táchira natal.

"Mi padre nunca se ha puesto un traje de luces y sin embargo lo poco o lo mucho que aprendí, fue gracias a él"

Es natural de Los Andes, un lugar de gente formal; gente de montaña y pocas palabras; que mantiene el usted incluso en el trato entre padres e hijos. Los Andes, un lugar de clima frío y de donde han salido buena parte de los grandes toreros pero también de los artistas, escritores y líderes políticos que gobernaron el siglo XX venezolano. Un sitio clave para entender la historia del país donde Manuel Vanegas nació y creció.
"Somos del Táchira –el nosotros alude a su familia-. Nacimos en Seboruco, pero vivimos en La Fría, a cuarenta minutos de la frontera con Colombia". Y de allí, de ese pueblo de treinta mil habitantes, Manolo Vanegas vino a parar a España. Este chico es un habitante de bisagras, de fronteras. Quizá por eso se mueve ágil en esa línea que separa un mundo de otro: el ruedo, ese lugar de paso en el que unos eligen jugarse la vida. Acaso matar, o a veces matarse, pero bellamente.
Lo curioso es que alguien de su edad haya elegido ese oficio entre romántico y anacrónico, para entregarle sus mejores años. ¿Qué hace un hombre como él en un sitio como éste? Es lo que uno no puede dejar de preguntarse al verlo -novísimo, doncel- fuera del ruedo, sentado junto a una espada y un capote con su nombre serigrafiado en letras de imprenta extendido sobre una silla, Manuel Vanegas responde, serio y sobrio, a una batería de preguntas. Una conversación que podría ser tal, de no ser por el hecho de que quien insiste en preguntar, formula siempre la misma interrogante: ¿qué lo ha traído hasta aquí?

-¿Qué lleva a un chico que no ha terminado el instituto a dejar todo cuanto conoce y cruzar más de 8.000 kilómetros para venir a España para ser torero? No es algo que su generación cultive especialmente.
-Mi casa es casa de toreros. En mi familia se vive del toro. Mi hermano es matador. Mi abuelo era novillero y luego se hizo empresario taurino. Mi padre tiene un espectáculo cómico de toros, para crear afición. Normalmente los niños no van a las plazas, por eso mi padre hizo un espectáculo con enanos toreros, acróbatas, cómicos y vaquillas. Desde pequeños, mis hermanos y yo hemos estado cerca de eso. Los Vanegas nunca hemos ido a escuelas taurinas, mi escuela fue mi familia. Mi padre nunca se ha puesto un traje de luces y sin embargo lo poco o lo mucho que hemos aprendido, y lo que yo he aprendido, fue gracias a él".

-Cuando César Girón vino a España, en 1951, tenía un par de años más que usted. Al llegar a España, me dijo, que tenía usted, ¿cuántos años?

-Diecisiete.

-Girón tenía dos más y ni un centavo. Pero entonces, Girón regresó con un traje de luces, 60 dólares y una máquina de escribir. La máquina de escribir doy por hecho que no, pero ¿qué se llevó usted a Venezuela aquella primera vez que volvió?
-Es una historia muy larga... Cuando me vine a España no tenía traje de luces. No tenía capote. No tenía espada. No tenía nada. Se lo juro. Recuerdo que, avergonzado, llamé al maestro López-Cháves. Le dije: maestro, no voy a ir…  ¿Y por qué?, me preguntó él. Porque no tengo traje. Él es una persona con un corazón muy grande, por eso él para mí lo es todo. Él me respondió: Manolillo, donde come uno, comen dos. Tengo aquí capote, muletas, vente para acá.

-¿Y entonces?
-Mis comienzos fueron con sus capotes, sus muletas, con todo. Hice un poco de dinero y pude comprar mis trajes, mis capotes y mis muletas. Me preguntas qué me traje en aquel primer viaje de vuelta a Venezuela, pues la sensación y no necesariamente material, de avanzar. En Venezuela eso jamás lo habría conseguido. Nunca habría logrado lo que he conseguido aquí, que no es mucho, pero estoy agradecido. Para un venezolano pisar Las Ventas, que te miren de otra manera, que te respeten … eso es importante. Estoy muy agradecido con el maestro López -Cháves por eso.
En su Muerte en la tarde (1932) Hemingway, quien sintió por la tauromaquia lo que con el vino -un amor expansivo y furioso; y como todo en él, excesivo-, escribió que en los toros no sólo se aprende a ver el peligro, sino también a estimarlo, a distinguir en él el temblor que produce la sorpresa y la brusquedad del animal, pero también la emoción que genera en quien observa la técnica bien ejecutada.
La muleta fue buena y la espada entró directa, como si el lomo del animal estuviese hecho de mantequilla. Y aún así, el público de Las Ventas -exigente, como siempre- resopló
La tarde de su debut en Las Ventas la semana pasada, Manuel Vanegas procuró una faena vistosa, y sin embargo no pudo evitarlo, le salió algo mejor que eso. Ahí donde él se empeñaba en la perfección, apareció algo más complejo. Encadenó lances de rodilla. Enhebró una verónica con la siguiente. Banderilleó con propiedad -desprendía un aire de familia con el Fandi, por cierto-.
Vanegas levantó delantales ahí donde sólo soplaba un calor de muerte –la tarde sobrepasaba los 40 grados- y cuando uno de los novillos de 500 kilos rasgó el capote –la tela resonó en la plaza-, con una elegancia natural, Manuel Vanegas salió del asunto como si llevara muchas más temporadas de las cuatro que acumula. Tocó cambio de toro –el segundo fue sustituido- y vuelta a empezar. La muleta fue buena, muy buena. La espada entró directa, como si el lomo del animal estuviese hecho de mantequilla. Y aún así el público de Las Ventas –exigente, como siempre- resopló.

-En Las Ventas nadie se lo puso fácil. Ni los novillos, ni el público. Y sin embargo, usted parecía muy seguro de a qué iba.
-Me enteré que toreaba en Madrid 20 días antes, cuando salieron los carteles. Venía de torear en Francia, que salió bien: corté tres orejas allí y me gané un trofeo, el Manzanares de oro. Me quedé esa semana en casa del maestro López-Cháves. Estaba consciente de que iba a torear, pero sin matarme la cabeza… y no porque no me importara, al contrario. Era un sueño y quería disfrutarlo. Estaba tranquilo.

-El asunto es que toreó, y con los nervios en su sitio, muy en su sitio. ¿Cuándo fue su punto de inflexión desde 2012 hasta hoy?
-Estuve primero en fincas en Salamanca, haciendo campo. Participé en bolsines, en escuelas taurinas. Debuté en Deva, en Guipúzcoa. En 2013 di el paso de novillero, en Gijón. Ahí la cosa se volvió más dura. El año pasado hice tres novilladas y dos festivales. Hubo triunfos en Francia. Este año en Francia llevo cuatro novilladas. Comencé la temporada el 22 de marzo con vuelta al ruedo. En Francia suele ser complicado, porque si el animal no tiene motor la gente se pone en contra, pero si te ve con voluntad, lo aprecian. Hay que hacer una buena faena, también las banderillas, que son importantes.

-Ahora que dice banderillas, ¿dónde aprendió a banderillear así?
-A banderillear me enseñó mi padre, pero tuve la oportunidad de entrenar unos días con el maestro Fandi y me corrigió algunas cosas e incluso me dijo algunos secretos.
-
Ahora se entiende todo.
-¿A qué serefiere?

- Pues a las banderillas. Pero sigamos. En el uno a uno con el toro, la razón debería dar al torero las ganar, ¿realmente es así?
- Estar preparando mentalmente supone un 80% de ventaja. El animal tiene la fuerza, pero también es verdad que un mal paso puede terminar en una voltereta. Incluso hay animales que fingen ser buenos y te hacen una mala jugada. Puede que no sea un error propio, sino una jugada del toro. No lo puedes olvidar: esto es una pelea entre dos.
-
¿Para cuándo la alternativa?
-De momento, tanto los apoderados como yo pensamos que es mejor esperar.Hay que tener más recorrido, adquirir más oficio.
Un traje de luces puede llegar a pesar entre cinco y seis kilos, un capote entre cuatro y seis. Manuel Vanegas pesa 60 kilos y los novillos que lidió esa tarde alrededor de 500, incluso un poco más. De algún lugar tiene que salir la fuerza para enfrentarse a un animal que pesa ocho veces lo que su contendor. En lo que al arte respecta, pues bien, podríamos entender que en parte viene dado y en buena medida se cultiva a partir de la la observación y el empeño, pero la fuerza, ¿de dónde viene? ¿qué hace un novillero o un torero para conseguir tal cosa?
"Si juegas al fútbol lo que tienes enfrente es una pelota, con todos mis respetos, pero es una pelota. Nosotros tenemos un toro y un público que te lo exige todo"
Todos los días -pero todos- Manuel Vanegas sale a correr una hora por las mañanas. Pero el día sigue con lo que él llama entrenamiento de salón, además del entrenamiento de campo y el de puertas adentro. El primero es algo así como torear sin toro: postura, movimientos, técnica; el segundo ocurre en pleno campo, con becerras, y el tercero, a puerta cerrada, con un toro. Y así un día y otro, y otro y otro y otro y otro. Y es allí al entender en qué consiste esa rutina, cuando la frase “vivir para el toro” se desprende del tópico, como cuando separas una pegatina del vinilo. Todo se vuelve más nítido.

-¿Qué se siente usted: deportista, artista, acróbata, performer?
-Artista, sin duda, artista.

-¿Y por qué está tan seguro?
-Lo siento así.

-¿Quién es el peor enemigo del torero: el toro o él mismo? Porque el miedo avergüenza, pero la euforia es mala consejera.
-A veces es difícil de explicar. Cuando estoy allí me olvido de todo. Hay momentos en que olvidas que cualquier voltereta te generará un problema, bien porque te cornean o porque te queda una lesión. La adrenalina hace todo se borre, aún más si la gente disfruta. La adrenalina te deja cruzar la raya que normalmente no cruzarías. Es una cosa fuera de lo normal.

-Hay que tocar el tema, porque está ahí: el rechazo por el mundo del toro es cada día mayor. Entre el desconocimiento y el repudio, se levanta un muro, una sequía. ¿Usted va hacia delante no? ¿Por eso ha llegado hasta aquí?
-En mi familia todos vivimos por el toro. Es algo que tienes y con lo que naces, y si hay quien no le guste, pues bien lo entiendo. Pero si te gusta, debes mentalizarte, porque es muy duro. Es una profesión, tienes que ser consciente de que lo que tienes frente a ti es un animal. Si juegas al fútbol lo que tienes enfrente es una pelota, con todos mis respetos, pero es una pelota. Nosotros tenemos un toro y un público que te lo exige todo: que te juegues la vida, que estés bien colocado, que coloques la banderilla, y que mientras todo eso ocurre, te gritan, te dicen cosas. Y tienes que salir y hacerlo, porque te gusta. De otra manera, no lo consigues.
Han transcurrido treinta y cinco minutos de conversación y el novillero ni siquiera ha mirado el reloj. Está concentrado. Dentro de poco tiene que marcharse rumbo a Francia; ahora es que queda temporada por delante, el próximo domingo 19 participa en otra novillada, en Lunel, y el siguiente en Carcassonne. Luce tranquilo. En la silla contigua, el capote estampado con su nombre y la espada reposan, dispuestas con cierto honor, como si fuesen a acotar algo. Acaso convendría hacer una foto o dos. Una sin traje de luces, sin poses, sin solemnidad. Para despistar, mejor dicho, para cambiar de tercio, lo mejor sería hacer preguntas sin puntería, de esas que no buscan nada y sirven para quitar hierro al asunto: hablar de los teléfonos inteligentes, de lo útiles que son para hacer lo que algunos periodistas no saben -fotos, por ejemplo- o del terrible calor que no cesa. Ese tipo de socorridos comentarios.

Pero entonces una cosa lleva a la otra y el hombre serio de veinte años que mira a la cámara, el que durante 35 minutos ha sostenido una mirada de ojos almendrados y muy abiertos, baja de pronto la vista y abotona con sus dedos un botón que ya está perfectamente abotonado. "¿Que dónde vive mi familia…? ". Sí, sí, eso le he preguntado. ¿Dónde vive? "Todos están allá, en Táchira", responde. Click. "Mi familia aquí es la familia de Lopez-Cháves y los apoderados franceses".Click.

Viéndolo a través de la pantalla de un teléfono, entiende quien lo retrata -mejor dicho, quien lo intenta-  de dónde sale la fuerza con la que Manuel Vanegas  puede convertir en mantequilla el cuero duro de una bestia de 500 kilos para atravesarla con una espada. Viéndolo, es posible entender de dónde sale el empuje para cruzar un mar de 8.000 kilómetros sin mirar atrás. Sólo así uno entiende de dónde proviene el empeño por el recorte perfecto y la mirada limpia de los que saben a qué lugar quieren llegar, aunque a veces deseen volver a aquel de donde provienen.

"VOZPOPULI DE MADRID".

martes, 14 de julio de 2015

Manolo Vanegas lo logra, 63 años después! al cortar una orejas en Las ventas de Madrid...

Novillero venezolano Manolo Vanegas repite la azaña de Casar Giron despues de 63 años de cortar una oreja en las ventas de Madrid!



Manolo Vanegas lo logra, 63 años después!
Para que un novillero venezolano repitiera la Azaña de Cesar Girón al cortar una oreja en las Ventas de Madrid…

Por: Giovanni Saavedra
    “El Zamurito”

Pasaron 63 años para que otro novillero venezolano cortara una oreja en el templo sagrado del toreo Las ventas de Madrid, el primero lo hizo el caraqueño Cesar Girón en el año 1952 después el tachirense Manolo Vanegas el pasado domingo 12 de julio de 2015 pasando a la historia esta joven promesa de la torería nacional.
Trofeo que obtiene a base de pundonor, valentía y sacrificio ante la afición mas entendida de la tauromaquia a nivel universal triunfo que le abre las puertas.

Manolo Vanegas Nace el 18 de mayo de 1994 en Seboruco, estado  Tachira, Venezuela. Debuta como becerrista a los 10 años de edad en la feria de la Grita actuando en la parte sería del Espectáculo cómico taurino "Fulichan y sus enanitos Toreros" donde toreó una Becerra de la ganadería "Rancho Bravo" Luego de 4 temporadas de Becerrista. Debuta como novillero sin caballos en las ferias de Tovar un 09 de septiembre del 2008 con novillos de "San José" logró presentarse en todas las plazas importantes de Venezuela y en muchas provincias durante 3 años.

La ilusión de todo chaval al iniciarse en el mundo de la tauromaquia es viajar a España y así lo hizo en febrero del  2011 de la mano del matador de toros español Domingo López Chávez, quien lo vio torear un novillo en la parte seria del espectáculo de mi padre en la feria de Tariba en el 2010, donde lo dejó impresionado con sus buena maneras de torear le ofreció llevárselo a España  buscando abrirse paso en el campo bravo español  teniéndolo en su casa  por mes y medio, y al ver su evolución, hechuras y maneras  lo envía a Venezuela a arreglar papales,  para luego volver a España; y, así llegar a consagrar su sueño en Madrid,  y ese sueño se hiso realidad en la vida de Manolo Vanegas.

 Su debut en España fue en la plaza de toros de: Deba de San Sebastián. Actuó en un Mano a Mano con Carlos Pinto y novillos de el "Puerto de San Lorenzo" resultado artístico 3 orejas luego de eso se presentó en 8 novilladas más 3 festivales y 4 bolsines taurinos los cuales quedo triunfador en casi todas sus presentaciones logrando abrirse paso para la temporada siguiente, la del 2013 donde se presentó por primera vez en Francia en la feria de Alés un 12 de mayo actuando en un Mano a Mano con Lilian Ferrani y novillos de el "cura de Valverde" corto 2 orejas y quedo triunfador de la tarde luego se presentó al día siguiente en Valladolid el 13 de mayo con novillos de "hermanos gracia Giménez" cortó una oreja y vuelta al ruedo también se presentó en las ferias de Córdoba plaza de primera el 29 de mayo con novillos de "la Morantilla" resultado artístico: vuelta al ruedo y 1 oreja con fuerte petición de la segunda.

Pasando lo meses llega el día 09 de agoto su debut con caballos en las ferias de Gijòn con novillos de "Nazario ibañes" y compartiendo cartel con José espada y José Garrido. Su resultado artístico fue la enfermería ya que su primer novillo le ocasiono una fuerte lesión de ligamentos en la rodilla derecha. Pasado el mes Reaparece en la feria de Morata de Tájuña provincia de Madrid con novillos de "Sacarías Moreno" compartiendo cartel con Juan Miguel Benito y posada de maravilla. Resultado artístico vuelta al ruedo y 2 orejas.

Finaliza la temporada 2013 y comienza la 2014 en la feria de Ledesma el 23 de junio con novillos de "Antonio palla" resultado artístico ovación y vuelta al ruedo. Luego se presenta el 6 de julio en la feria de vauvert Francia con novillos de Philipe Cuillé. Resultado artístico: oreja y vuelta al ruedo tras perder los trofeo con la espada. Le declaró la Peña taurina José Mari Manzanares como triunfador de la novillada y. Le obsequiaron el Manzanares de plata. Siguiente presentación el 12 de agosto en Galapagar con novillos de "Monte viejo" propiedad de Victorino Martín. Resultado artístico 2 orejas y triunfador de la tarde. Cierra la temporada con el festival de vauvert Abeneficio de los niños que padecen de cáncer el 01 de noviembre con novillos de Pascal Mhyan. Resultado artístico 2 orejas y declarado triunfador del festival. Está temporada 2015 la ha comenzado el 22 de marzo en las ferias de Samadet, Francia. 
Esta joven promesa viene de familia torera su abuelo Eudez Fernández, su papá Julio Cesar Vanegas “Fulichan” lo llevaba  desde muy niño en los espectáculos cómicos y a base de esfuerzo me colocaba a torear en la parte seria de los espectáculos, donde fueron sus inicios como niño torero. Su hermano el matador Cesar Vanegas.




Se ha trazado una meta y es la de seguir aprendiendo de su maestro Domingo López Chávez  y de quienes ha tenido la oportunidad de conocer y  ha  aprendido mucho a ellos, les doy las gracias, para seguir perfeccionándome como torero  y como persona.




Cuenta con un buen número de contratos firmados los cuales esperamos cumplir todos y que hallan Muchos triunfos y así llegar a consagrar su sueño en Madrid,  y ese sueño se hizo realidad en la vida de Manolo Vanegas.




sábado, 4 de julio de 2015

VIRGEN DE GUADALUPE Patrona de México Y emperatriz de las Américas. aparición un 12 de diciembre del año 1531

Virgen María de Guadalupe patrona mexicana


VIRGEN DE GUADALUPE
Patrona de México
Y emperatriz de las Américas.

“Confiamos a Santa María de Guadalupe, patrona de México y de todo el continente, el destino de los pueblos americanos y de su nueva evangelización.

La Virgen Santísima de Guadalupe se aparece en el Tepeyac, México, a san Juan Diego el martes 12 de de Diciembre de 1531, apenas diez años después de la conquista de México. La madre de Dios viene para dar a conocer el evangelio a sus hijos nativos del nuevo continente y para “mostrar y dar” todo su “amor  y compasión, auxilio y defensa, pues yo soy vuestra piadosa madre”.

Como prueba de su visita la Virgen  milagrosamente hizo que en aquel lugar aparecieran preciosas rosas de Castilla y que su imagen se quedara permanentemente en la tilma de su siervo.




Durante cuatro días la Virgen se había comunicado  con Juan Diego hablándole en su propia lengua, el náhuati.  Al identificarse, María usó su palabra “coatlallope”; un sustantivo compuesto  formado por “coati” o sea, serpiente, la preposición  “a” y “llope”, aplastar; es decir, se definió como “la que aplasta la serpiente”. Otros reconstruyen el nombre como “Tiecuauhtiacupeuh” que significa: La que precede de la región  de la luz como el  Águila de fuego”. De todas formas  el vocablo mahuati sonó a los oídos de los frailes españoles como el extremeño “Guadalupe”, relacionado el prodigio del Tepeyac con la muy querida advocación  que los conquistadores conocían y veneraban  en la basílica que construida por Alfonso XI en 1930. En España  existían dos advocaciones  a la Virgen  de Guadalupe, en Cáceres y en la Gomera. Sin embargo la Guadalupe mexicana es original. ¡La Virgen se comunicó  de manera que la entendiesen  tanto los indios  como los españoles.

La Virgen de Guadalupe dio al indio  Juan Diego un delicado trato de nobleza elevado proféticamente la condición de todo su pueblo. El Señor “derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes”. Al mismo tiempo, “La Virgen trajo reconciliación y no división  entre los nativos  y los españoles. Les ayudó  de ambos a comprender que la fe cristiana  no es propiedad de nadie sino un don de amor para todos. La Virgen pide a Juan Diego  para que vaya al obispo. El obispo de México era Fray Juan De Zumárraga,  franciscano. De esta manera la Virgen enseña que se debe  someter a la autoridad legítima que Jesús estableció en la iglesia.

Cuatrocientos años debieron pasar para que la cultura occidental reconociera y admirara que la Virgen  impresa en el ayate indígena era un verdadero códice mexicano, un mensaje del cielo cargado de símbolos. Helen Behrens, una antropóloga norteamericana descubrió en 1945  lo que los ojos de los indios habían “leído” en la pintura de la “Madre del verdadero Dios  por quien se vive” aquel diciembre de 153.


Guadalupe propicia  la Evangelización  del continente  
Los misioneros tenían poco éxito a pesar su intensa labor, en gran parte por el mal ejemplo  de muchos que llamándose  cristianos, abusaban de ellos. Pero la Virgen de Guadalupe  se presenta como mujer nativa  y les enseña que el regalo  de la fe  es para todos sin distinción. La imagen de la tilma es toda una catequesis. En los 7 años después de las apariciones 8 millones de nativos se convirtieron a la fe católica.  Esto representa un total de 3.000 conversiones diarias. Si recordamos  que por la predicación  de San Pedro  el día de pentecostés se convirtieron  3.000 hombres, podemos apreciar que la Virgen  inició  un verdadero pentecostés que duro 7 años.

La Virgen de Guadalupe continúa guiándonos a Jesús. Los milagros obtenidos por la Virgen  son tan extraordinarios que no se puede menos que exclamar: “El poder divino está aquí”. Dios todopoderoso se complace en derramar sus dones por medio de aquella a quien él escogió para ser su madre.

El santuario de tepeyac.
El tepeyac es el santuario  mas visitado  del mundo, superando en visitas a Lourdes y Fátima. Cada año  20 millones de fieles se acercan  a la venerada imagen  para expresar a la Madre del Cielo el testimonio de su cariño y veneración. El de la fiesta. El 12 de diciembre, se calcula que casi  tres millones de personas  acuden al santuario.

En la actualidad la imagen milagrosa está en la nueva basílica construida junto a la antigua  que se ha hundido notablemente. Los fieles pueden contemplar el cuadro desde una estera móvil que a sus pies se desliza para movilizar a los fieles  y dar cabida a las multitudes que desean venerarla. Como en todo santuario mariano, la basílica de Guadalupe cuenta con una capilla del santísimo  donde los fieles constantemente adornan al Seños.

La basílica nueva tiene forma redonda que simboliza la tienda que albergaba el Arca de la Alianza en su marcha por el desierto; las lámparas interiores que cuelgan  del techo recuerdan  la nube que guiaba al pueblo  de Dios  día a día  y la refulgente pared  de oro que sostiene  el cuadro, representa la columna  de fuego y la luz  que indicaba  el camino durante la noche.

Él subió a la cumbre y vio a una Señora de sobre humana belleza, cuyo vestido era brillante como el sol, la cual con palabras muy amables y atentas le dijo: “Juanito, el más pequeño de mis hijos, ¿A dónde  vas?...sabe y ten entendido, tú el más pequeño de mis hijos, que yo soy la siempre  Virgen  santa María, Madre del verdadero Dios, por quien se vive; del creador  cabe quien está todo; señor del cielo  y de la tierra. Deseo vivamente que se me erija aquí un templo, para en él mostrar y dar todo  mi amo, compasión, auxilio y defensa pues yo soy vuestra piadosa madre; a ti,  a todos vosotros juntos los moradores de esta tierra y a los demás  amadores míos que me invoquen en Mí  confíen; oír  allí  sus lamentos, y remediar  todas  sus miserias, penas y dolores.
Y para realizar lo que mi clemencia pretende, ve al palacio del obispo  de México y le dirás cómo yo te envío a manifestarle lo mucho que deseo, que aquí en el llano me edifique un templo: le contaras puntualmente  cuanto has visto y admirado lo que has oído…Hijo mío el más pequeño; anda y por todo tu esfuerzo”.

El se arrodilló y le dijo: “Señora mía, ya voy a cumplir tu mandato; por ahora me despido de ti, yo tu humilde siervo”. Y se fue de prisa a la ciudad y camino al palacio  del Obispo, que era Fray Juan de Sumárraga, religioso franciscano.

Cuando el Obispo oyó lo que le decía el indiecito Juan Diego, no le creyó. Solamente le dijo: “Otra vez vendrás, hijo mío y te oiré más despacio, lo veré muy desde el principio y pensare en la voluntad y el deseo con que has venido.

Juan Diego se volvió muy triste porque no avía logrado que se realizara su mensaje. Se fue derecho a la cumbre del cerro y encontró allí a la Señora del Cielo que le estaba aguardando. Al verla se arrodilló delante de ella y le dijo: “Señora, la más pequeña de mis hijas, Niña mía, fui a donde enviaste a cumplir tu mandato; aunque con dificultad entre a donde es el asiento del prelado; le vi y expuse su mensaje, así como me advertiste, me recibió benignamente y me oyó con atención; pero en cuanto me respondió, pareció que no la tuvo por cierto… Comprendí perfectamente en la manera que me respondió, que piensa que es quizás invención mía que tú quieres que aquí te hagan tu templo y que acaso no es de orden tuya; por lo cual, te ruego encarecidamente, Señora y Niña mía, que a alguno de los principales, conocido, respetado y estimado le encargues que lleve  tu mensaje para que le crean porque yo soy un hombrecillo, soy un cordel, soy una escalerilla de tablas, soy cola, soy hoja, soy gente menuda, y tú, Niña mía, la más pequeña de mis hijas, Señor, me envías  a un lugar por donde no ando y no paro”.

Ella le respondió: “Oye, hijo mío el más pequeño, ten entendido que son muchos mis servidores y mensajeros, a quienes puedo encargar  que lleven mi mensaje  y hagan mi voluntad; pero es de todo punto preciso que tú  mismo solicites y ayudes  y que tu mediación  se cumpla  mi voluntad. Mucho te ruego, hijo mío el más pequeño, y con rigor te mando, que otra vez vayas mañana  a ver al obispo. Dale parte de  mi nombre y hazle saber por enero mi voluntad, que tiene que poner por obra el templo que le pido.

Pero al día siguiente el obispo tampoco le creyó a Juan Diego  y le dijo que era necesaria alguna señal maravillosa para creer que era cierto  que lo enviaba la misma Señora  del Cielo. Y lo despidió.
El lunes, Juan Diego no volvió  al sitio donde se le aparecía nuestra Señora porque su tío Bernardino se puso muy grave  y le rogo que fuera a la capital y le llevara un sacerdote para confesarse. El dio la vuelta por otro lado del Tepeyac para que no lo detuviera la Señora del Cielo, y así poder llegar más pronto a la capital. Más allá le salió al encuentro en el camino por donde iba y le dijo: “Oye y ten entendido, hijo mío el más pequeño, que es nada  lo que te asusta  y aflige, no se turbe tu corazón, no temas esa enfermedad, ni otra alguna enfermedad y angustia. ¿No estoy yo aquí que soy tu Madre? ¿No estás bajo mi sombra?  ¿No soy yo tu salud? ¿No estás por ventura en mi regazo? ¿Qué más has menester? No te apene ni te inquiete  otra cosa; no te aflija la enfermedad de tu tío, que no morirá ahora de ella: está seguro que ya sanó… Sube, hijo mío el más pequeño, a la cumbre del cerrillo, allí donde me viste y te di órdenes, hallaras que hay diferentes flores; córtalas, júntalas, recógelas en seguida baja y tráelas  a mi presencia”.

Juan Diego subió a la cumbre  del cerro y se asombró muchísimo  al ver tantas y exquisitas rosas de Castilla, siendo aquel un tiempo de mucho hielo en el que no aparece rosa alguna por allí, y menos en esos pedregales. Llenó su poncho o larga ruana  con todas aquellas bellísimas  rosas  y se presentó a la Señora del Cielo.

Ella le dijo: Hijo mío el más pequeño, esta diversidad de rosas es la prueba  y señal que le llevaras al obispo. Le dirás en mi nombre que vea en ella mi voluntad y que él tiene que cumplirla: Tú eres mi embajador, muy de confianza. Rigurosamente te ordeno que sólo delante del obispo  despliegues tu manta y descubras lo que llevas. Contaras bien todo; dirás que te mandé a subir a la cumbre del cerrillo que fueras  cortar flores; y todo lo que viste y admiraste; para que puedas inducir al prelado a que te dé su ayuda, con objeto de que se haga y erija el templo que te he pedido.

Juan Diego se puso en camino, ya contento y seguro de salir bien. Al llegar a la presencia del obispo le dijo: “Señor, hice lo que me ordenaste, que fuera a decir a mi Ama, la señora  del Cielo, Santa María, preciosa Madre  de Dios, que pedias una señal para poder creerme que le has de hacer el templo donde ella te pide que lo elijas; y además  le dije que yo te había dado mi palabra de traerte alguna señal y prueba, que me encargaste, de su voluntad.

Condescendido a tu recado y acogió benignamente lo que pides, alguna señal y prueba para que se cumpla  su voluntad. Hoy muy temprano me mando  a que viniera otra vez a verte; le pedí la señal para que me creyeras según me había dicho que me la daría; y al punto lo cumplió: me despachó a la cumbre  de cerrillo, donde antes yo la viera, a que fuese a cortar  varias rosas  de Castilla (…). Ella me dijo por qué me las había de entregar, y así lo hago, para que en ellas vea la señal  que pides y cumplas su voluntad; y también para que aparezca la verdad de mi palabra y de mi mensaje. He las aquí: recíbemelas”.

Desenvolvió luego su blanca manta, y así que se esparcieron por el suelo todas las diferentes rosas de Castilla, se dibujo en ella y apareció de repente la preciosa imagen  de la Virgen  María, madre de Dios, tal cual se venera hoy ene le templo de Guadalupe  en Tepeyac. Luego que la vieron, el Obispo y todos los que allí estaban, se arrodillaron llenos de admiración. El prelado desató  del cuello  de Juan Diego la manta en que se dibujó  y apareció la Señora del cielo y la llevó con gran devoción al altar de su capilla. Con lágrimas de tristeza oró  y pidió perdón por no haber aceptado antes el mandato de la Virgen.

La ciudad entera se conmovió, y venían a ver  y admirar la devota imagen y a hacerle oración; y le pusieron por nombre La Virgen de Guadalupe, según el deseo de Nuestra Señora. Juan Diego  pidió permiso para ir a ver a su tío Bernardino, que estaba muy grave. El Obispo le envió un grupo de personas para acompañarlo. Al llegar vieron a su tío que estaba muy contento  y que nada le dolía. Y vinieron  a saber que había quedado instantáneamente curado en momento en que la santísima  Virgen  dijo a Juan diego:  No te aflija la enfermedad de tu tío, que no morirá ahora de ella: está seguro de que ya sanó”.

El obispo traslado a la iglesia  Mayor la santa imagen de la amada señora del Cielo. La ciudad entera desfilaba para admirar y venerar la Sagrada Imagen, maravillados  todos de que hubiera aparecido por milagro divino; porque ninguna persona de este mundo su preciosa imagen.

(HASTA AQUÍ EL RELATO INDIO DEL SIGLO XVI)


DESCRIPCION DE LA IMAGEN:

La imagen de Nuestra Señora de Guadalupe quedó impresa en un tosco tejido hecho con fibras de maguey. Se trata del ayate, usado por los indios para acarrear cosas y no de una tilma, que usualmente era de tejido más fino de algodón. La trama del yate es tan burda y sencilla, que se puede ver claramente a través de ella, y la fibra de maguey  es un material tan inadecuado que ningún pintor lo hubiera escogido para pimentar sobre él.

La nueva imagen de Nuestra Señora de Guadalupe  es una maravillosa síntesis  cultural, una obra  maestra que presentó la nueva fe de manera tal  que pudo ser entendida  y aceptada inmediatamente por los indios  mexicanos. Es imposible  de describir  aquí la rica y complicada simbología  que contiene este cuadro-códice porque cada detalle de color y de forma es portador de un mensaje teológico.
El rostro impreso en el ayate es el de una joven mestiza; una anticipación, pues en aquel momento todavía  no habían mestizos de esa edad en México. María asume así el dolor de miles de  niños, los primeros de una nueva raza, rechazados entonces tanto por los indios como por los conquistadores. El que se conserva en la moderna basílica  del tepeyac mide aproximadamente 66x41 pulgadas y la imagen de la Virgen ocupa unos 56 pulgadas  del mismo. La Virgen está de pié y su rostro se inclina delicadamente recordando un poco las tradiciones “Inmaculadas”. Esta oportuna inclinación evita que el empate que une las dos piezas  del tejido caiga sobre del faz  de la Virgen. El manto azul salpicado  de estrellas  es la “Tilma de Turquesa”  con que se revestían los grandes señores, e indica la nobleza y la importancia del portador. Los rayos del sol circundan totalmente a la Guadalupana  como para indicar  que ella es su aurora. Esta joven doncella mexicana está embarazada de pocos meses, Así lo indican el lado negro  que ajusta su cinturón, el ligero abultamiento debajo de este  y la intensidad de los resplandores solares que aumenta a la altura del vientre. Su pie está apoyado sobre una luna negra, (símbolo del mal para los mexicanos)  y el ángel que la sostiene  con gesto severo, lleva abiertas sus alas de águila.

FENOMENO DE LA TELA:
Lo primero que llamo la atención de los expertos en textiles es que la tela  del ayate sobre él que está la imagen es de fibra  vegetal de maguey. Por su naturaleza esta fibra se descompone  por putrefacción  en veinte años  o menos. Así ha sucedido con varias producciones de la imagen  que se han fabricado  con este mismo tejido. Sin embrago el ayate de la imagen han resistido más de 470 años en perfecto  estado de conservación. Por causa ininteligibles  a los expertos, el ayate  de la imagen es refractaria a la humedad  y el polvo.

La imagen de la Virgen de Guadalupe estuvo 116 años expuesta a las inclemencias del ambiente sin protección alguna  contra el polvo, la humedad, el calor , el humo de las velas y el continuo rose de miles  de objetos  que fueron tocaos a la venerada imagen, además del constante contacto de manos y besos  de innumerables peregrinos. Todo esto sin que se haya deshilachado ni desteñido su bella policromía.

EL FENÓMENO DE LA IMAGEN:
La pintura que cubre la tela es otro misterio. El sabio alemán Kuhn, premio nobel en Química, he estudiado esta pintura, y su respuesta dejo atónitos  a los oyentes: “Estos colorantes no son ni minerales, ni vegetales, ni animales”. No han podido explicar el origen de los pigmentos que dan color a la imagen, ni la forma en que esta fue pintada.

Se podría pensar que la tela ha resistido tanto porque  la habrían encolado  y preparado  de manera especial  como a otras pinturas  famosas, para que tuviera gran resistencia. Pero el Señor Callaga, del instituto espacial NASA, de Estados Unidos, la ha estudiado con aparatos de rayos infrarrojos y ha descubierto que la tela no tiene ningún engomado ni preservativos, y que no se puede explicar  cómo esa imagen ha resistido cuatro siglos en un lienzo tan  ordinario. Con estos rayos infrarrojos se ha descubierto que la imagen no tiene esbozos previos – como se ve en los cuadros de Rubens  y Tiziano-, sino  que fue plasmada directamente, tal cual se la ve, sin tanteos ni rectificaciones.
La imagen no tiene pinceladas, La técnica empleada es desconocida en la historia de la pintura. Es incomprensible e irrepetible.

ATENTADOS:
La Virgen a sufrido serios atentados y ha salido incólume de ácidos corrosivos y hasta de una bomba de gran tamaño que, en 1921, un desconocido escondió entre flores que malvadamente le ofrecía. Al explotar la bomba, causo gran destrucción. El crucifijo de metal que estaba cerca de la Virgen quedó intacto. El cristal del marco de su imagen no se rompió.      

VIRGEN DE GUADALUPE RUEGA POR NOSOTROS


miércoles, 1 de julio de 2015

Música en el toreo ¡flamenco! Arte nacido del pueblo!...

Baile Flamencom, musica y toro...



Música en el toreo
¡flamenco! Arte nacido del pueblo
 Por: Giovanni Saaveda

        "El Zamurito"

El flamenco es un arte nacido del pueblo, en este caso un pueblo oprimido por la pobreza, la discriminación y la falta de oportunidades. Es por cuento de eso un lamento eterno. Por eso parte de su arte es el del “ayeo”, es decir, el canto del “ayyyy”. Como introducción, matizado por muchas notas musicales en una sola larga sílaba, algo que en música se conoce como melisa. 
Normalmente el cantaor se queja de su suerte, en muchos casos empleando los diminutivos como manera de darle énfasis a la queja. Es mucho más fácil con temas que hablan de “penitas” que de “penas”, por ejemplo. Hay algunos cantes, como el taranto y el martinete, dedicados casi que exclusivamente a contar como se sufre en el trabajo, en las minas y en las herrerías. Algunos otros, a pesar hiticas festivas como el cante por tangos o las bulerías, no dejar de tener en sus versos.
El flamenco en el arte del toreo. Según los andaluces que “gitano que no fuera torero, fuera músico”. El toreo ha estado históricamente asociado con el flamenco, entre otras cosas por la procedencia gitana de los primeros toreros como Frascuelo, que era granadino, Lagartijo, que era cordobés. 
No hay que olvidar que en sus génesis, el toreo andaluz, el del sur de España, donde recaló el pueblo gitano, le gano el toreo vasco, mucho más acrobático y pintoresco. Así, la muleta le gano a la garrocha, por ejemplo. De tal manera que es muy difícil encontrar al menos en os primeros años de ambas artes caminos separados: grandes músicos del flamenco quisieron ser toreros y viceversa.
Tal vez el caso más simpático sea el más grande cantaor de flamenco de todos los tiempos, José Monge Cruz “Camarón de la Isla” (1950-1992), que antes de ser músico quiso ser torero, y la única vez que se enfrentó a una vaquilla sintió tanto terror que decidió que habría que seguirlos viendo desde la barrera.
Aparte de lo anecdótico hay un asunto que lo aparenta como hermanos el cante jondo y al toreo, y es el empleo de una misma palabra como ejemplo común, espiri y jaleo. Esa palabra es “!Olé”.
¿Qué narran y como representan a la fiesta brava las letras de los temas flamencos? Las letras del flamenco dedicadas al asunto del toreo normalmente se encargan de de poner de relieve la valentía del torero y del toro, como dos pares luchando en igualdad de condiciones.
Probablemente el primer y más conocido poema flamenco que relaciona ambas artes sea la pieza “Llanto” por Ignacio Sánchez Mejía” de Federico García Lorca. Ese poema dedicado al torero español Sánchez mejías que murió corneado en 1934 ha sido musicalizado por muchos interpretes flamencos incluyendo a Nati Mistral, Enrique Morente y Vicente Pradal.
En lo sucesivo, todas las menciones del arte de “cuchares” en la canción flamenca tienen que ver con el encubrimiento de los dos rivales en la arena y de los elementos anexos. El flamenco tuvo su origen en Andalucía en el siglo XVII el baile de los palos.



Comunidades de Andalucía, Extremadura y Murcia. Es un signo de identidad de la etnia gitana que ha desempeñado un papel esencial en su evolución. El flamenco tal y como lo conocemos hoy en día data del siglo XVIII, y existe controversia sobre su origen, ya que si existen distintas opiniones y vertientes, ninguna de ellas puede ser comprobada de forma histórica, aunque el diccionario de la RAE lo asocia a la etnia gitana. De todas las hipótesis sobre su origen, la tesis más extendida es el origen morisco, sólo que el mestizaje cultural que se dio en Andalucía (oriundos, musulmanes, gitanos, castellanos, judíos, etc.) propició el origen de este género. Está considerado actualmente como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad a iniciativa de las Comunidades autónomas de Andalucía, Extremadura y Murcia. Además es Patrimonio Cultural Inmaterial Etnológico Andaluz y está inscrito en el Inventario General de Bienes Muebles de la Región de Murcia establecido por la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales.
El cante, el toque y el baile son las principales facetas del flamenco. En los últimos años, la popularidad del flamenco en Iberoamérica ha sido tal que en Guatemala, Costa Rica, Panamá, El Salvador y Puerto Rico han surgido diversas agrupaciones y academias de flamenco. En Japón el flamenco es tan popular que se dice que en ese país hay más academias de flamenco que en España. En noviembre de 2010 la Unesco declaró al flamenco Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. El flamenco tiene su propio lenguaje, tradiciones y normas. Es un arte vivo, una forma de percibir e interpretar la existencia.